5 acciones cotidianas que matan tu creatividad, ¡Y NO TE ESTAS DANDO CUENTA!

¿Qué tan creativo te consideras? Sea cual sea tu respuesta, reflexiona acerca de cómo

manejas tus procesos para llegar a determinada idea. ¿Es a través de caminos seguros o

siempre tomas riesgos para cuestionar tus propios métodos? Si vas por el segundo camino, lo

más seguro es que siempre estés intentando explorar alternativas distintas para no ser una

copia de ti mismo. Y eso hace que el proceso de creatividad sea fascinante. Si en cambio optas

por la primera técnica, la de la seguridad, puede ser que debas replantear tus procesos y te

arriesgues a transitar por caminos desconocidos. Esos caminos que te retan y te hacen darte

cuenta que no tiene nada de malo salir de la zona de confort. Hay acciones que no las vemos,

por estar tan sumidos en la rutina, que nos condenan a que la creatividad muera. ¿Acaso lo

vas a permitir? Si tu respuesta es no, entonces sigue leyendo...


1. Creer que lo sabes todo

Es el primer paso para dejar de innovar. Creer que tu mente lo sabe todo es dejar que se vaya

desinflando y que no encuentre los recursos para conocer otros caminos y posibilidades.

Siempre cuestiona todo y sé curioso. Invita a tu mente a estar despierta de manera

permanente. Recuerda cuando eras niño y querías saberlo todo. El mundo te lo agradecerá.

Necesitamos de muchas mas mentes que se sepan ignorantes para que sigan aprendiendo.


2. Leer poco

Lleva un libro contigo vayas donde vayas y busca un espacio para leer. Tu mente necesita el

estímulo de las historias, los conceptos y los diálogos para refrescarse y encontrar nuevas

alternativas. Enfrascarte en la lectura de un libro es como darle un hermoso regalo a tu

creatividad. Puede ser toda clase de libro: desde algo denso de filosofía hasta una novela best-seller de moda que se lea en una sentada. Todo suma y todo tiene algo valioso que decirnos.


3. Hacer lo mismo siempre

Cambia un poco tu rutina dentro y fuera de casa. Igualmente dentro y fuera del hogar. Hasta en

los pequeños detalles evita caer en lo mismo de siempre. Toma otro camino para ir al trabajo.

Siéntate del otro lado de la mesa. Come con la mano contraria. Cambia incluso los hábitos que

tienes. Si no lo haces, te volverás una persona aburrida hasta para ti mismo y los demás, y eso

hará que tu mente se vuelva perezosa.


4. Temer al fracaso

Nadie quiere fracasar ni cometer errores, pero a veces hacerlo te beneficia. De ellos se

obtienen valiosas lecciones que harán que tu mente piense de manera distinta. Y eso es lo que

un creativo debe lograr: que su mente no trabaje siempre de la misma forma. Equivócate de

vez en cuando. Es sano y es de humanos. La perfección es una mentira y a veces estorba.


5. Tomar las críticas como algo personal

Mejor transforma las opiniones contrarias en un regalo de autorreflexión. Así como no existe la

perfección y es necesario cometer errores, también es necesario que un día alguien te diga una

opinión contraria. Así podrás cuestionar tus propios paradigmas y tener una visión más amplia

de tu universo interno. Estarás más abierto al cambio, lo cual es excelente.



¿En cuál de estas practicas caes?


13 vistas0 comentarios

© 2019 Creado por Agencia Paf! Ltda.

  • whatsapp
  • Facebook
  • Instagram

Quillota:

Tel: +56 9 3295 1935 | Mail: quillota@agenciapaf.cl

La Calera:

Tel: +56 9 3936 1060 | Mail: lacalera@agenciapaf.cl